Escritura libre

Aquí va una postal, un relato corto, de Sarai (6) que no tiene desperdicio.

Sarai está aprendiendo por su cuenta a escribir, constantemente, mejorando su caligrafía y ortografía a su aire, nadie le ha dicho nada, pero a ella le gusta, y disfruta mucho concentrada.

Al hilo de esto a ver si nos leemos Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, quien dedicaba sus libros a la minoría siempre!

 

Leave a Comment