Profesiones creativas y humanas

El origen de la ESCUELA se remonta al siglo XVIII, época del despotismo ilustrado («todo para el pueblo, pero sin el pueblo»)
El Reino de Prusia necesitaba formar soldados para consolidar su poderío militar en su constante expansión territorial. Es por eso que se creó el sistema de educación pública y obligatoria. Para formar soldados.

Posteriormente, este modelo se expandió internacionalmente.

Con el paso del tiempo el objetivo del sistema educativo cambió, ya no se necesitaba formar soldados, sino trabajadores. Trabajadores que necesitaba el sistema económico capitalista.

Hoy en día, con la evolución de la inteligencia artificial, de los robots, ¿qué sentido tiene la escuela? ¿Será formar personas que puedan realizar trabajos repetitivos? ¿Para competir con los robots? No parece que tengan las de ganar, si ya nos ganan al ajedrez, si nos han superado y nos reemplazarán en muchas de las tareas.

El modelo prusiano en el sistema educativo sigue siendo el que impera.  Se educa con los mismos patrones que cuando se necesitaban soldados, trabajadores. Es un modelo obsoleto. A no ser que queramos conseguir formar seres arruinados, sin futuro. Seres negados, sin oportunidades.

Y ¿los niños, qué necesitarían realmente? Parece que lo más razonable sería prepararles para ejercer en un futuro profesiones más humanas y creativas que para ejercer trabajos repetitivos.

Así que ahí tenemos la clave. Pues vamos a la acción.

Leave a Comment