Setas

Cuando llega el otoño, y desde que aprendimos a andar, salimos por el monte a buscar setas.

Desde que aprendieron a andar incluso antes, nos subimos a los montes en los otoños y Sarai y Humbert aprendieron a identificar las macrolepiotas, los níscalos, las amanitas muscarias, los huevos de rey, las setas de pie violeta, las senderuelas, boletus, y algunas más desde que tenían conciencia. Y sobretodo, aprendieron, que las que no conocen, no se tocan, o se tocan con cuidado y sólo para estudiarlas. Tampoco se pisan ni se destrozan. Con respeto y con cuidado. De hecho, si nunca has cogido, no te leas esto, a ver si vas a pensar que somos unos negligentes. Mejor documéntate en google https://www.google.com/search?newwindow=1&ei=8_C9XOvRJ4Wtgwfz_ZqQCA&q=coger+setas+con+ninos&oq=coger+setas+con+ninos&gs_l=psy-ab.3..0i22i30.3082.6347..6478…1.0..2.539.3717.1j6j3j3j1j1……0….1..gws-wiz…….0i71j0j0i67j0i131j0i22i10i30.gk50y8Jr7UY

Es verdad que de año en año algunas se van olvidando, pero en seguida se vuelven a quedar con ellas.

Y para reforzar, qué mejor que ir con amigos a jornadas micológicas de la comarca. Lo pasamos bien jugando, aunque llueva a mares!!

Además de cogerlas, de conocerlas, de reconocerlas, también las cocinamos juntos, y bueno casi siempre se las come Andoni. Eso sí…

Leave a Comment